Para hablar y comer mejor, cuida de los dientes de leche

9 jan 2017
06h00

Aunque temporarios, los dientes primarios o “de leche” son extremamente importantes para el desarrollo de los niños.Los padres deben saber que los dientes primarios se cambian y empiezan a erupcionar entre los 6 y 8 años, y los molares no cambian hasta los 10-11 años.

Los dientes de leche permiten la coordinación entre la lengua y los labios
Los dientes de leche permiten la coordinación entre la lengua y los labios
Foto: Denys Prokofyev; / ThinkStock

Deben tener presente que estos dientes de leche, también llamados dientes deciduos o primarios, tienen una función primordial. Nos ayudan a masticar y deglutir bien, a hablar correctamente, a mantener el espacio para los permanentes y a desarrollar una autoestima.

Es importante que se mantengan saludables pues, aparte de contribuir con la salud general, también cumplen varias funciones mientras guardan el lugar a los dientes permanentes. Acá te aclaramos algunas funciones de los dientes de leche.

Alimentación: una buena digestión y por ende alimentación, comienza con la masticación; los dientes de leche ayudan al bebé a masticar (triturar) sus alimentos, además de ser un buen ejercicio para fortalecer toda la boca y poder pronunciar bien las palabras. Luego cuando se cambie por la dentadura permanente, continuarán con esta función.

Ver más:
Cuidado: podés perder un diente por exceso de blanqueamiento
El vino tinto, una nueva herramienta contra la caries

Cinco cosas que quizás no sabes de tu cepillo de dientes

Pronunciar las palabras (fonación o articulación de palabras): para aprender a hablar correctamente se debe pronunciar bien. Los dientes de leche permiten la coordinación entre la lengua y los labios, para poder tener una buena dicción, de lo contrario se requerirá tratamiento con un fonoaudiólogo.

Desarrollo de los maxilares: si no tiene dientes de leche, el niño no podrá masticar sus alimentos y el hueso maxilar no se desarrollará ni crecerá (entre los 2 y los 5 años se produce el mayor crecimiento). Cuando se mastican los alimentos, se estimula el crecimiento de los maxilares - incluso los bebés tienen instintivamente esta función aún antes de que le salgan los primeros dientes, cuando muerden sus juguetes.

Al cuidar los dientes del niño, los padres contribuyen a la salud general de su pequeño.

LO MÁS VISTO EN TERRA TV

Fonte: JS Conteúdo

compartilhe

publicidade
publicidade